Contacto


Para contactar conmigo puedes hacerlo al facebook: Ariel Romero
o al email: arielromeroescritora@hotmail.com

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Citas a ciegas


CITAS A CIEGAS
 
Un día te levantas con la sensación de estar haciendo algo mal en el amor. Con 35 años sigues soltera y todos a los que has encontrado últimamente te han salido "ranas". ¡Vaya mala racha! Encima estás harta de oírle a tu familia la típica frase de "te vas a quedar para vestir santos".
Te miras al espejo y no te ves mal. Pareces más joven de la edad que tienes, el color de tinte que te echas te queda muy bien, la ropa que te pones te favorece e incluso has adelgazado unos kilitos en el gimnasio; después de meses y meses de esfuerzo, eso sí. Pero va llegando el verano y tú ahora mismo te ves genial.
Y no solo por fuera, por dentro has encontrado un estado de paz interior que te ayuda a mantener a raya el estrés del trabajo y a tomarte las cosas de otra manera. Aquel libro que te recomendó tu mejor amiga era muy bueno.
Teniéndolo todo a tu favor, no entiendes qué le pasa entonces a los hombres. ¿Por qué no se fija en ti uno en condiciones? Te pones a pensar y tampoco pides tanto. Entonces te acuerdas de tu amiga Eva, que está mucho peor que tú en cuanto a físico y mentalidad. Ella conoció a su chico por internet. Muy buena persona y bastante guapo. Tenía un buen trabajo y en el poco tiempo que le quedaba para relacionarse no había podido encontrar a la persona adecuada, hasta que tras quedar con varias chicas encontró a Eva. No era para nada el prototipo de hombre que pensabas que se encontraría por la red. Y sin embargo le has conocido y después de medio año de relación han decidido casarse. Aunque tú afirmes estar por encima de todo eso ante todo el mundo, sabes en el fondo de tu corazón que te encantaría casarte vestida de blanco.
Nunca has sido partidaria de esos métodos de seducción por la red pero empiezas a pensar que por qué no probar. Tampoco tienes nada que perder. Es difícil que los pretendientes salgan peor de lo que te han salido ya, y nunca se sabe a quién puedes encontrar. Y en el caso de no encontrar a tu media naranja, al menos podrás disfrutar de unas cuantas citas a ciegas. Nunca has tenido ninguna y también tienes tu curiosidad. Aunque hay que elegir bien, no puedes quedar con el primer loco que te escriba. Porque puede ser que lo haga porque seas exactamente lo que busca o porque esté demasiado desesperado y busque cualquier cosa.
Así que te decides por una de las miles de páginas de contactos que hay por la red y te sientas a rellenar los datos que te piden. Algunas preguntas te hacen gracia. Y llega la hora de poner la foto. El momento más difícil. Ya has mentido un poco en la descripción para parecer más interesante, pero eso solo lo van a leer si les gusta la foto que pongas.
Piensas en poner alguna de una modelo que aparezca por la red pero seguramente el programa lo descubriría. Después navegas por el facebook a ver si encuentras a alguien que se parezca a ti pero salga más favorecida. Al final te decides por una foto de hace unos añitos en la que sales con las gafas de sol puestas y un vestido que te hace un tipo espectacular. Así no se te reconocerá mucho y llamarás la atención.
Das de alta todo y ya está, a esperar a que alguien lo vea y te escriba. Te sientas delante del ordenador pero el milagro no ocurre. Quizás es muy pronto.
Te vas a hacer unas compras y el día se lía más de la cuenta y acabas hasta las tantas de la noche por ahí con una amiga que te has encontrado y a la que hacía mucho que no veías. Vuelves a casa cargada con bolsas de la compra y con unas copitas de más. Te pones el pijama y de pronto recuerdas tu ingreso de esta mañana en la página de contactos y decides mirar a ver si alguien te ha contestado algo.
Te pones una copa de vino rosado, enciendes el portátil y entras en la página registrada esta mañana. Piensas que no va a haber nada pero te equivocas. Esta vez sí tienes mensajes y siete nada menos. Aquello va a ser divertido, sin duda. Siete tíos se han fijado en la carne fresca que ha llegado.
Decides abrir los mensajes por orden de llegada.
1 - Administrador. ¡Vaya hombre! Empezamos bien. Resulta que solo es el administrador de la página que te desea la bienvenida y te indica las reglas. Este no cuenta.
 
2 - eliseo69. Para empezar esperas que ese no sea su nombre de verdad porque no te gusta nada. Pero bueno, quizás el chaval valga la pena. Además es el primero que te ha escrito. Pero eso del 69 no sabes si se refiere al año en el que nació o a la postura sexual. Desde luego esperas que no sea su edad.
<<Buenos días ratita. He visto tu perfil y como buen gatito que soy caerás en mis garras. Llámame y te enseñaré lo que es el placer.>>
 
3 - romeo37. ¡Qué poético el nombre de Romeo!
<<Buenos días preciosa. Tu perfil me ha cautivado y espero que el mío también lo haga y que me escribas. Un besito ángel>>
 
4 - profemates.
<<Soy profesor y tengo 38 años. Espero que no te importe que sea un poco mayor que tú. Estoy buscando una chica que me comprenda y creo que puedes ser tú. Espero tu mensaje.>>
 
5 - buscochurri. Te hace gracia el nick. Así, directamente.
<<Ola me llamo Santi y tengo 35 años como tu wapa. me gustaría conoserte en persona para que veas lo atrastivo que soy y lo wena gente.
No soy como el resto de x aki, yo busco algo serio, busco churri pa k viva conmigo.>>
 
6 - miradaintensa. Llamativo
<<Ante todo buenos tardes belleza. Desde que he visto tu perfil estoy que apenas respiro. Qué alegría me ha dado ver a un ángel como tú en un sitio como este.
Me presento un poco para que me conozcas. Trabajo en un bufete desde hace poco, soy abogado y tengo 37 años. Estoy en esta página porque con todo el tiempo que me he pasado estudiando no he podido conocer a la chica de mis sueños y ahora la necesito más que nunca. Ahora que ya tengo mi vida planteada y mi piso en el centro me gustaría conocer a una chica afín a mí con la que pasar mi tiempo y mi vida. Y creo que puedes ser tú. Solo espero que tu opines lo mismo.>>
 
7 - miradaintensa. Se le debió olvidar decirme algo en el anterior mensaje.
<<Con la emoción se me ha olvidado decirte que me llamo Lucas y aquí te dejo mi número de teléfono para lo que quieras y para ti a cualquier hora.>>
 
Y después de haber leído los mensajes y haberte formado una primera impresión de cada uno de ellos llega la hora de decidir qué perfil quieres mirar primero y decidir a cuáles vas a contestar.
Después de haberles leído...¿ a quién le contestaríais vosotras?