miércoles, 28 de junio de 2017

Reseña de "No sé si tirarme al tren... o al maquinista" de Sandra Broa

Reseña de "No sé si tirarme al tren... o al maquinista" de Sandra Broa


Sinopsis

Francamente, no entiendo a Bridget Jones. ¡Los treinta años son una edad fantástica! Sigues siendo lo suficientemente joven como para poder salir de fiesta y hacer el tonto sin que nadie te mire raro, pero a la vez eres lo suficientemente mayor para que te tengan que tomar en serio cuando quieres.


Tienes el culo más caído, vale... eso es verdad. Pero también tienes más claro lo que quieres, tienes más seguridad en ti misma, más independencia económica y además eres una soltera de amplio espectro: ¡puedes ligar con hombres de prácticamente todas las edades! Para los maduritos, eres una apetecible yogurina llena de vida, y para los veinteañeros, una interesante mujer experimentada.


Para mí, esta última ventaja, es la más interesante de todas. Sobre todo teniendo en cuenta que poco antes de cumplir los treinta años lo dejé con mi novio, con el que llevaba siete años saliendo y cuatro viviendo juntos.


Mis amigas solteras me habían advertido un montón de veces de lo mal que está el mercado, de lo difícil que es ligar, de lo estrechos que son algunos tíos y de lo rápido que se encoñan otros... Yo pensaba “¡Qué exageradas! ¡No será para tanto!”, pero cuando empezamos a salir de fiesta, me di cuenta de que el panorama no era como ellas me lo habían pintado... ¡¡ERA MUCHO PEOR!! El que no era bipolar, te quería presentar a sus padres el segundo día de conocerte, o era frígido, o te dejaba de hablar a días alternos, o te decía que se estaba reservando para el matrimonio, o ¡yo que sé!


Mis amigos se meaban de risa cuando les contaba las cosas que me pasaban el fin de semana. Decían que algo raro tengo que hacer, porque parece que tengo un imán para los trastornados. Y yo les contestaba "¡Que no solo soy yo! ¡Que a las demás les pasa lo mismo!". Y ellos siempre me decían "Pues chica, será que tú lo cuentas con más gracia, pero yo nunca le he oído a nadie que le pasen unas cosas tan raras, y mucho menos tan a menudo". 


Es verdad que la gente que me rodea siempre me ha dicho que debería escribir un libro. No tanto porque sea un despiste con patas y siempre esté provocando situaciones absurdas (que también), si no porque soy capaz de contar cualquier situación cotidiana como si fuera una aventura fantástica.


En aquella época no había un solo domingo en el que no se me abrieran diez ventanas de chat preguntándome qué me había pasado ese fin de semana. ¡No daba abasto a contestar a todo el mundo! 


Llegó un momento en el que incluso me planteé escribir un boletín el domingo por la mañana para mandárselo a todos a la vez, y así no tener que escribir lo mismo por la tarde diez veces.


Hasta que me dije: "Quizá sí que debería escribir ese libro. Está claro que el contenido y la expectación ya los genero".

Biografía de la autora



Sandra Broa es una bloguera, que realmente se dedica a realizar páginas web. 
Hace casi cinco años, que comenzó Sandra su desenfadado blog, aunque estudió Salud ambiental, pero no encontró una salida profesional que le gustara, emigro a Inglaterra, porque opino que en los dominios de Isabel II tendría mayores posibilidades laborales, aunque a una de sus rodillas no le gusto el clima ingles, por lo cual practica Taichí. 
Sandra también regalo a sus lectores un libro titulado “Diario de una treintañera,” luego le ha seguido “No sé si tirarme al tren o al maquinista,”

Podéis leerla en: http://treintay.com/
Opinión personal

Lo compré el pasado viernes 2 de Junio en la feria del libro de Madrid por recomendación de una amiga con la que iba para que le firmara su ejemplar y no pude resistirme a hacerme con uno. Mi primer libro comprado allí y el primero devorado porque necesitaba leer algo así y me ha encantado. Lo he disfrutado muchísimo y me he echo seguidora de esta bloguera a la que no conocía.

El título del libro es buenísimo, pero es que el de los capítulos lo son aún más. Este libro ha salido del blog "Treinta y ... Diario de una treintañera", escrito por Sandra Broa. En él podéis encontrar las situaciones vividas por nuestra protagonista, Sandra, en un periodo de tiempo. Es una especie de diario de vivencias muy curiosas. No os quiero desvelar nada, porque de verdad merece la pena.

Y no solo conoceréis a Sandra, sino que también podéis reíros con las ocurrencias de Adri, los ligues de Toni, los amigos de Pili, con Enma y con todos los ligues de Sandra a lo largo del libro. Yo particularmente no hubiera soportado a Jorge, alias Mister Hablo por los codos.

Más que recomendable si queréis pasar un buen rato.