Contacto


Para contactar conmigo puedes hacerlo al facebook: Ariel Romero
o al email: arielromeroescritora@hotmail.com

lunes, 9 de abril de 2018

Entrevista a Paula de Vera


Entrevista a Paula de Vera



Hoy quería entrevistar a una autora de la que oí hablar muy bien el año pasado y a la que por fin he leído en este año. Su nombre es Paula de Vera y es escritora de fantasía en español.

Gracias Paula por concederme esta entrevista para que pueda saciar mi curiosidad y darte a conocer a los lectores que aún no te han dado una oportunidad.

Quería comenzar la entrevista preguntándote, ¿desde cuándo escribes?

Novela desde los trece años, aunque empecé componiendo canciones a los 9 años gracias a que mi padre lleva tocando la guitarra toda la vida.

¿Qué fue lo que te hizo comenzar a escribir? El motor de todo esto.

Varias cosas, supongo. Lo primero, mi imaginación. Desde bien pequeñita me gustaba soñar más allá de las películas o los dibujos animados que veía, así como de los libros infantiles que caían en mis manos.
Lo segundo, tener una prima/hermana y compañera de juegos cuya cabeza podía competir con la mía a la hora de crear nuevas historias. La vida me condujo a mí por las ciencias y a ella por el arte dramático, pero nos sigue gustando soñar, imaginar y aventurar aunque sea delante de una taza de café en cualquier rincón de Madrid.
Y lo tercero una amiga de infancia que también quería escribir. Ella tiraba por los elfos oscuros de Salvatore y yo por Laura Gallego, pero nos unía esa pasión por la fantasía que surgía de Tolkien y pasaba por C.S. Lewis, J.K. Rowling y toda la saga Dragonlance, entre otros.



Tuve la suerte de que me tocara Landeron I en tu sorteo y sabes que he disfrutado muchísimo. Pero me gustaría saber, ¿qué supuso Landeron I para ti?

El viaje de Landeron es y está siendo un pasito a pasito, un aprendizaje casi tan importante para mí como para Aldin y sus compañeros.

Todo empezó a mis catorce años, después de haber terminado mi primera novela, “Alma Elemental”, que era de tomo único; de haber recibido una importante crítica constructiva y de, posteriormente, decidir embarcarme en mi primera trilogía; y de haber visto la película “Willow”.

Confieso en este punto para los que hayan visto la película que Baldranel y Xelanya tienen mucho de Madmartigan y Sorsha, Dayna tiene mucho de Fin Raziel y Aldin tiene mucho de Elora Danan aunque esté un poco más crecidita.

Desde el principio, como decía, Landeron iba a constar de tres volúmenes en los que se desarrollaría el paso de la adolescencia a la madurez de un personaje con una repentina carga sobre los hombros. La cuestión era: ¿quién la apoyaría en ese camino? Ahí estaba todo el equipo. Eso, en diez años que durmió el manuscrito original en un cajón, no iba a cambiar.

El retorno a Landeron por mi parte fue a raíz de un concurso literario, a partir del que decidí –por consejo experto- reescribir lo que tenía de esa saga. El primero ya está en circulación y el segundo en camino. Curiosamente, esa reescritura del segundo tomo, considerando lo que añadí en el primer libro al rehacerlo, me está haciendo que cueste más vueltas de lo que yo pensaba. Pero eso, creo, no es malo: simplemente es que ha habido una evolución en la historia y en mi escritura. Lo que me lleva a pensar (o a esperar) que los lectores puedan disfrutar de la historia como se merece.

En esta te voy a pedir que te mojes un poco. Mis personajes favoritos son Mel y Gad, pero ¿y los tuyos? Que sí, que todos los personajes son especiales pero seguro que hay alguno que por algún detalle destaca más para ti.

Pues confieso que a la que le tengo más pereza es a Aldin, precisamente jajaja No sé, me resulta más aburrida su trama pero también, llega un punto que es el personaje menos dinámico. Pasa a la toma de decisiones amparada por el resto, no a una acción constante.

Veria y Madia en particular confieso que surgieron como alter ego de esa prima de la que hablaba y una servidora, aunque han evolucionado bastante en estos años… Quizá se parecen algo a nuestras versiones más infantiles o adolescentes, no sé decirte, jaja.

Y sí, a pesar de ser como es, reconozco que por Gaderion tengo una seria debilidad. Sobre todo porque ese contrapunto con Mel, esas sensaciones que consigue crear en su pequeño corazoncito amurallado, lo convierten en un personaje más rico y complejo. Sin hacer spoiler, pero solo diré que toda esa cerrazón que tiene Gad viene por un motivo de su pasado… Hasta ahí puedo leer.

Y bueno, sé que estás inmersa en la escritura de la segunda parte. ¿Cómo estás llevando después de un tiempo retomar a estos personajes?

Pues como comentaba más arriba, está siendo complicado reubicar sus tramas de una manera más “actualizada” a mi modo de escribir y de crear. Quizá en su momento caía en ese “pecado” de lo “demasiado fácil” y eso, cuando quieres recuperar una historia, sin quererlo pasa factura. Pero creo que, a pesar de todo, el hecho de rehacerlo todo de cero me ha ayudado como escritora a adoptar perspectiva sobre la evolución que he tenido como escritora en estos años, en qué he mejorado y en qué sigo teniendo que mejorar.

Aparte de Landeron sé que tienes más novelas publicadas, y me gustaría que me hablaras un poquito de ellas.

Jaja lo cierto es que Landeron ha sido uno de los “benjamines” de la familia, aunque empezase a escribirlo incluso antes que otros.

Mi otra trilogía, publicada con Nova Casa Editorial, se llama “Los Hijos de los Dioses” y la temática reconozco que no tiene nada que ver con Landeron.


En Los Hijos saltamos a una fantasía urbana algo más young adult donde se entremezclan una Profecía sobre los cuatro Elementos, diez Casas de Magos y una Tierra del siglo XXI que nadie está seguro de si aguantará en pie y tal y como la conocen durante demasiado tiempo.

En este caso me gustó meterme más en temas como el zodiaco y la astrología, la brujería tradicional e incluso la posible influencia (o no) del destino en el camino que van siguiendo los diferentes personajes. Además, es una saga que me permite hacer hincapié, a través de la existencia o no de diferencias entre magos y humanos corrientes, sobre cuánto toleramos realmente a aquellos que son distintos a nosotros. En definitiva, a qué grado de aceptación podemos tener si en un momento dado nos toca arrimar el hombro con gente que jamás creímos que existiría sobre la faz de nuestro mundo.

Si tuvieras que destacar una de tus novelas y recomendarla a los lectores para que empezaran a conocerte, ¿con cuál sería?

Me encantaría que fuera “Los Hijos de los Dioses” porque además la historia es mucho más compleja y personal para mí, pero sí que es cierto que últimamente tiro más de “Landeron” por diferentes motivos; entre otros, el peso a la hora de enviarlo a blogs o llevarlo a librerías, o la mayor sencillez de la trama.

Landeron sé que hay gente de mayor variedad de edades que se lo ha leído y lo ha disfrutado, mientras que “Los Hijos” puede resultar una historia más difícil de seguir. Es una trilogía muy amplia, con tomos más gruesos, muchos personajes e infinidad de posibilidades en un universo que, a pesar de ser una historia cerrada, todavía da la oportunidad de expandirse aún más cuando sea necesario -de hecho, esta saga tiene foro de rol y la otra no, jaja. ¿Por qué será?-.

Landeron, en cambio, tiene menos personajes, está más localizado geográficamente y tiene personajes quizá más definidos y adolescentes, por lo que para un público juvenil (a partir de 10-11 años) y/o poco lector, al final es una forma de que se sienta identificado con ellos y se anime a seguir leyendo, esta u otras historias.

¿Cómo ves el panorama de la fantasía en España? Sé que se abrieron iniciativas de leer fantasía en español y que hay varios eventos que se realizan todos los años. ¿Cómo ves tú todo esto?

Puf. ¿Honestamente? Complicado, pero esperanzador.

Como comentas, la iniciativa “Yo Leo Fantasía en Español” la creamos entre Marta Conejo y yo hace unos años para intentar dar visibilidad a los autores de fantasía, ciencia ficción y terror en nuestro idioma, ya fuese en España o en otros países del mundo. La idea era empujarnos unos a otros en el camino a tener una voz más fuerte en un panorama literario que, con perdón, nos considera el “fast food” de la literatura; de “usar y tirar”, algo “sin ningún tipo de fondo ni trascendencia” con lo que solo “disfrutas un rato y luego te olvidas” (palabras textuales escuchadas en una presentación que tuve de “Los Hijos de los Dioses II: El Poder de la Oscuridad”).

¿Qué es lo que creo yo? Que ese concepto tiene que cambiar desde los mismos creadores, cada uno dentro de sus ideas y sus posibilidades. Tenemos que conseguir que nuestros personajes y sus historias LLEGUEN hasta a los lectores más reticentes; que abran la primera página, conozcan al protagonista y, en mayor o menor medida, lo entiendan y se puedan sentir identificados con alguna de sus circunstancias. Por ponerte un ejemplo, tengo pruebas en mi mismo entorno de que Guillermo del Toro en “La Forma del Agua” lo logró. ¿Por qué no podemos hacerlo los demás?

Ahora bien, lo dicho: cada uno tiene que encontrar su clave. Una posibilidad puede ser dotar de equis sentimientos o motivaciones a determinados personajes, ya sean del lado bueno o del lado malo, pero hay infinidad de opciones. Lo importante, yo creo, es que se deje de ver como un género que “siempre es la lucha del bien contra el mal”. Sin matices. Cuando, si buceas un poco, eso no es ni remotamente cierto. Pero, ¿cómo convences al escéptico de que ahonde mucho más si lo primero que ve en la superficie ya no le atrae lo más mínimo? ¿Cómo haces que ya no sea obligada la pregunta de “para cuándo algo más realista”?

Ese es nuestro reto.

¿Te has planteado escribir otro género?

Escribo fanfics de romántica y no necesariamente con base fantástica, ¿eso cuenta? xD

Lo admito, no soy una fanática del género estricto romántico ni erótico, pero también el escribir fanfics me ayuda a distraerme un poco de ese 100% de “originalidad” (siempre tienes inspiraciones externas, investigaciones, etc, pero creo que todos sabemos a qué me refiero) y buscar algo más sencillo que me permita igualmente escribir y practicar.

Entonces, si no es sobre fantasía, ¿sobre qué he escrito fanfic romántico? “Willow”, fantasía épica. “Star Wars”, ciencia ficción o fantasía galáctica, depende de a quién preguntes. “Step Up”, bailarines de Street Dance; “Cars”, coches de Pixar; “Full Metal Alchemist - Royai”, militares y alquimia a principios de siglo XX en una Tierra alternativa; “Cómo entrenar a tu dragón - Hiccstrid”, vikingos jinetes de dragones. Y “Osmosis Jones” que, sinceramente, no sé ni como catalogarla xD Mejor que la veáis para opinar. ¿Biología y fisiología humana a la locura con mezcla de dibujos animados y personas reales? Quizá...

Y por último, ¿qué proyectos de futuro tienes? ¿Qué te ronda por la mente?

Pues aparte de los fanfic, que creo que seguiré subiendo alguno cuando tenga tiempo y cosquilleo (quiero hacer otro fanfic completo en base a Willow, quiero terminar el de Osmosis Jones tipo novela negra con crímenes bacterianos y tal… -no, no estoy loca, soy veterinaria y me gusta la fisiología, soy consciente de mi patología literaria en este sentido xD- y tengo que continuar subiendo one-shots de Cars que tengo pendientes y mis lectores me están rogando por favor que los escriba ya -estoy en ello, lo prometo-), tengo que terminar Landeron (y lo sabéis) más varios proyectos de novelas independientes y trilogías de diferentes temáticas, desde poderes tipo alquimia hasta laboratorios de biotecnología en un mundo más futurista, pasando por adoptar mi relato corto “Una reunión explosiva” (que podéis encontrar en Sweek) a novela como tal.

Mi cabeza no para pero, la verdad, prefiero que siga sin hacerlo. Algún día sacaré adelante todo lo que tengo en mente, seguro.

Por último decir que ha sido un placer estar aquí contigo y con los lectores, Ariel. Si quieren saber más de mi, pueden encontrar toda la información en mi web: www.pauladevera.weebly.com

¡Besos para todos!

Gracias a ti, Paula.