Contacto


Para contactar conmigo puedes hacerlo al facebook: Ariel Romero
o al email: arielromeroescritora@hotmail.com

jueves, 19 de abril de 2018

Sara Martín, protagonista de Un cerezo en Nueva York, presenta a Alba Biznaga, su autora.

Sara Martín, protagonista de Un cerezo en Nueva York, presenta a Alba Biznaga, su autora.



—¡Hola a tod@s! Hoy estoy junto a la loca de mi creadora para hablaros de la novela donde nací. ¿Qué tal estás, Alba?
—Hola, Sara, bueno, pues aparte de un poco loca, bastante contenta de que seas tú quien me haga la entrevista, ya sabes que te tengo mucho cariño.
—¿De verdad? Cualquiera lo diría, porque vamos, me has hecho pasarlas canutas.
—Jo, ya lo sé, cariño, pero a veces la vida no es de color de rosa. Tú mejor que nadie lo sabes. ¿Me perdonas?
—No sé, hay una escena en particular en la que te pasaste tres pueblos conmigo; pero al final me quede con Devon, así que bueno, no ha sido tan traumático.
—Uh, qué alivio, pensaba que aún me guardabas rencor. Por cierto, dale a Devon recuerdos de mi parte, ya sabes que lo adoro.
—Sí, sí, me ha quedado bastante claro, no hay más que leer la pasión con las que has escrito sus escenas… Tranquila, yo se los daré.
—Uy, uy, uy, ¿seguro qué me has perdonado?
—Pues claro, tonta, tú sabes mejor que nadie que soy una mujer positiva y cero rencorosa. Además, Devon me hace unas cosas en la cama… después te cuento por privado.
—Vale, después me cuentas, jeje.
—Sí, será mejor que  nos centremos en la novela, ya sabes que cuando nos ponemos a hablar de Devon no paramos. Bueno, tengo un par de preguntillas que quiero hacerte.
—Me parece perfecto, venga dispara.
 —¿Por qué me elegiste?  
—Principalmente por tu personalidad. A pesar de que eres psicóloga, tenías muchas inseguridades por culpa de tu divorcio. También eres escritora y eso era esencial para que ganaras el concurso literario que cambió tu vida para siempre. Pero ante todo, te elegí por tu valentía a la hora de  hacerle frente a los obstáculos que se te cruzaron en el camino.
—Vaaaya, qué palabras más bonitas, aunque no te creas que ha sido fácil superar esos obstáculos, ajam, ajam… Total, pasemos a la siguiente pregunta. Verás, un pajarito me ha dicho que tu novela tiene un giro brusco que unas lectoras aman y otras como yo, odian. ¿Por qué lo escribiste? Mejor  dicho, ¿por qué me hiciste eso?
 —Sara, ya lo hemos hablado un montón  de veces, pero te repito que ese giro era necesario; a veces estamos en el momento equivocado, en el lugar equivocado. Además, quería escribir algo diferente y arriesgar. Lo siento, pero la culpa ha sido tuya por haberte liado con Devon.
—¡Ya claro! ¿Y qué querías que hiciera? Me pones a un tío buenorro en bandeja, que me mima, me hace reír, sabe cocinar y, para más inri, cuando me toca, mi cuerpo arde por completo. Mira seré psicóloga, pero no gilipollas. Uh,  este tema me supera, será mejor que lo dejemos, o al final te daré una colleja.
—Joder, no recuerdo haberte descrito con ese carácter, si que has cambiado en estos meses.
—Sí, querida, no sabes cuánto... A ver qué  tal vamos de tiempo… Vale, creo que puedo hacerte otra pregunta. Y dime, Alba, ¿de qué va la novela?
—Pues va de ti y de Devon. Va de vuestra relación. Va de un amor que, aunque al principio se forjó en el sexo, al final os arrastró hasta  la locura y a no poder vivir el uno sin el otro. Aunque no solo va de vosotros, sino que también va de amistad y de superación personal. En realidad es un cóctel donde combinan muchos sentimientos.
—Ay, sí, un cóctel que yo me bebí enterito, ¡qué me vas a contar! En fin, Alba, ha sido un placer tenerte hoy del otro lado. Solo espero que no vuelvas a jugar con mis sentimientos y, por favor, por lo que más quieras, no se te ocurra escribir una bilogía de esas que tanto están de moda, por ahora soy muy feliz con Devon y no quiero sorpresas.
—Tranquila, Sara, te mereces esa felicidad, y yo soy la primera que no quiero perturbarla por nada del mundo. El placer ha sido mío, créeme. Ojalá que ambos seáis muy felices para siempre…  Ah, antes de que se me olvide, te deseo mucha suerte con Un naranjo en Sevilla, tu próxima novela.  
            —Muchas gracias, la necesitaré…  Pues lo dicho, ahí tenéis la sinopsis. Si al final os animáis a leerme, ya sabéis que no todo han sido risas, sino que esta cabrona también me lo ha hecho pasar muy, pero que muy mal. Eso sí, solo por conocer a Devon y a mi amiga Ana, ya merece la pena leer nuestras aventuras. No sé si os lo he dicho antes, pero os quiero muchísimo: sin vosotr@s no reviviría mi historia de amor una y otra vez.  Gracias por estar ahí J



            Sara Martín ya no cree en el amor. En el último año, su vida se ha vuelto un caos: su padre acaba de morir, su exmarido le ha puesto los cuernos y, para rematar, sus finanzas están más secas que la mojama. Hasta que, de repente, todo da un giro radical cuando se entera de que ha ganado el prestigioso premio Neptuno de novela romántica. Además, la editorial le anuncia que, en vista del éxito de ventas  alcanzado, una productora quiere hacer una película con su libro.
Rodeada de cámaras y flashes, Sara no podía sospechar que se vería envuelta en una espiral llena de emociones de la mano del arrogante actor Devon Stelin, el hombre que intentará poner su corazón patas arriba y que se convertirá en el único protagonista de su corazón. Con Devon, nada es como parece ser, y Sara tendrá que enfrentarse a cada uno de sus miedos.